Vea La Pagina En

Cambiar el tamaño del texto

Negociados e Unidades

El trabajo legal de la Oficina del Fiscal del Condado de Nueva York se divide en tres grandes divisiones tales como la División de Juicios, la División de Investigaciones y el Negociado de Apelaciones. Las divisiones de Investigación y Juicios se sub dividen en distintas unidades y programas especializados.   


División de Juicios

La División de Juicios tiene la responsabilidad de procesar casos de violaciones hasta delitos graves. Está compuesta por seis negociados y un sin número de unidades especializadas que están dedican a investigar ciertos tipos de crimen. Cada una de ellas cuenta con entrenamiento, conocimiento especializado o experiencia en un campo en particular.

Cada uno de los negociados de juicios cuenta con 50 Fiscales Auxiliares de varios niveles de experiencia. En adición al personal legal y supervisores, cada uno de los negociados cuenta con un administrador, analistas investigativos y paralegales.

Después de un programa de entrenamiento comprensivo, los Fiscales Auxiliares novatos comienzan manejando casos de delitos menores en la Corte Criminal, estos incluyen  asalto de menor grado, conducir en estado de embriaguez, posesión de drogas y delitos menores de robo. Una vez estos obtienen experiencia, se le van asignando casos de delitos graves que se litigan en la Corte Suprema. Ejemplo de estos casos incluyen homicidios, tiroteos, apuñalamientos, asaltos sexuales, hurto mayor, posesión de armas y drogas y otros tipos de delitos violentos

Los Fiscales Auxiliares en la División de Juicio procesan casos de forma vertical. Esto significa que los Fiscales Auxiliares atienden los casos de principio a fin. Los casos se asignan una vez la persona es arrestada y los Fiscales Auxiliares son responsables del mismo caso hasta que se obtenga una disposición por juicio o declaración de culpabilidad. Este sistema tiene como prioridad ofrecer un mejor servicio a las víctimas y testigos. Además fomentar una mejor comunicación con los oficiales de ley y orden que estén envueltos en el caso.  

Los Fiscales Auxiliares que manejan ciertos delitos en negociados y unidades especializadas, desarrollan cierta de áreas de especialidad, algunos de estos envuelven crímenes sexuales, violencia domestica, abuso contra las personas mayores, crímenes cibernéticos, robo de identidad, crímenes de odio, crímenes vehiculares y otros crímenes violentos.   

La División de Juicios también maneja casos de fraude de asistencia pública, litigaciones relacionadas con evaluaciones siquiátricas y evicciones por el uso de narcóticos. Además cuenta con una unidad especializada en la prevención del delito que identifica a individuos y grupos que son responsables de los crímenes en las distintas comunidades.    

División de Investigaciones

La División de Investigaciones de la Fiscalía del Condado de Nueva York es líder en todo lo relacionado con el cumplimiento de la ley.  En nuestra jurisdicción se encuentra uno de los centros mundiales del comercio y las finanzas.  Estas circunstancias hacen que la Fiscalía del Condado de Nueva York cumpla una función única que sencillamente no puede reproducirse en otras oficinas de fiscalías locales, por más capacidad o diligencia que sean.  De hecho, una de nuestras filosofías es que la Fiscalía del Condado de Nueva York tiene la obligación de actuar como "patrullero" de los mercados mundiales.  Nosotros hemos logrado esto poniendo en marcha investigaciones proactivas focalizadas en individuos y entidades que utilizan nuestras instituciones financieras con propósitos ilícitos, o cuya conducta erosiona la integridad y estabilidad de nuestras instituciones financieras y mercados.  El lavado de dinero internacional, los esquemas fraudulentos de inversiones y de valores, los fraudes perpetrados en los mismos mercados, el crimen cibernético y las amenazas a la seguridad de las computadoras son algunas de tales áreas.  Como consecuencia de nuestra jurisdicción geográfica, podemos iniciar acciones judiciales en casos de conducta delictiva de cualquier lugar en los Estados Unidos o de todo el mundo que haga uso de las instituciones financieras de Nueva York.  

La División de Investigaciones también investiga y procesa casos más locales y tradicionales de fraude y corrupción, casos que protegen las vidas y medios de vida de los ciudadanos que viven y trabajan en la ciudad más atractiva del mundo. Aquí también, las iniciativas de la División de Investigaciones tienen un impacto en las vidas de nuestros ciudadanos.  Manejamos ciertos casos de delitos de cuello blanco típicos de muchas fiscalías de las grandes ciudades, incluyendo  desfalcos, fraudes, fraudes con tarjetas de crédito y cheques, y otras formas de robo.  Pero nuestra variedad de casos es mucho más extensa, de conformidad con el tamaño y la complejidad de la ciudad que protegemos.  Los casos en nuestra área de jurisdicción no sólo recuperan compensación para las víctimas y grandes penalidades monetarias, sino también ahorran miles de millones de dólares de costos económicos colaterales.  En este aspecto, nosotros apuntamos a áreas tan diversas como fraude en la industria de la construcción, fraude en las pruebas del concreto y la construcción, fraude hipotecario, crimen organizado, fraude impositivo, fraude en el beneficio público de las viviendas, Medicaid y asistencia pública, así como fraude en los seguros médicos y delitos ambientales.  Estas investigaciones también protegen a nuestros ciudadanos más vulnerables y desfavorecidos, mediante la creación de unidades especializadas para manejar fraudes contra las personas mayores y contra los inmigrantes.  Nosotros nos comprometemos a manejar todos los casos de esta área, sin importar si son grandes o chicos.  

División de Apelaciones

Los sub Fiscales de la División de Apelaciones proporcionan a los tribunales de apelaciones y los tribunales federales de Nueva York análisis completos, orales y escritos de los problemas legales y de las determinaciones de hechos que se presentan en numerosas acciones penales. Esto permite que se sostengan las sentencias debidamente dictadas y que ningún defecto en el proceso de los casos afecte de forma indebida al público o al acusado. Nuestros sub Fiscales se destacan por su pericia en las investigaciones especializadas y la defensa de casos que exigen los tribunales de apelaciones más respetados del país. Además, comparecen habitualmente en el Tribunal de Apelaciones de Nueva York, el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Segundo Circuito y, en ocasiones, en la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Según la legislación de Nueva York, todo acusado sentenciado tiene derecho a una apelación, cuyo objetivo puede ser la anulación de la sentencia por algún error legal u otro defecto en el proceso de los tribunales de primera instancia. Una vez que el acusado haya identificado las causas por las cuales quiere solicitar la anulación de su sentencia, un miembro de la División de Apelaciones revisa detalladamente los procesos en el tribunal de primera instancia y con las autoridades legales relevantes, presenta un informe ante el Tribunal de Apelaciones y, luego, defiende la apelación, en general, ante un panel de cinco jueces. La parte perdedora de la primera ronda de la litigación de la apelación suele tratar de llevar el caso al tribunal superior en Nueva York, el Tribunal de Apelaciones. En ocasiones, los casos con problemas legales que se remiten a la Constitución de los Estados Unidos u otras leyes federales, llegan a la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Nuestra práctica en apelaciones abarca muchos otros tipos de procesos. Por ejemplo, los sub fiscales de la División de Apelaciones representan a Nueva York en los tribunales federales en todos los niveles al responder a las solicitudes de habeas corpus. Nuestros sub fiscales también representan a los residentes del Estado en los tribunales de apelaciones de Nueva York en respuesta a los ataques indirectos contra sentencias dictadas de conformidad con la legislación estatal. Iniciamos las apelaciones cuando los tribunales de primera instancia no aceptan cargos o eliminan pruebas sin causas legales válidas para hacerlo. Además, debido a que los tribunales de apelaciones respetan mucho nuestro trabajo, las organizaciones que desean compartir sus opiniones con los tribunales de apelaciones en calidad de amigos del tribunal a menudo llaman a nuestros abogados a fin de preparar presentaciones para casos importantes en los cuales, de no ser así, no participaríamos.

Por último, aunque nuestra actividad principal es la defensa de condenas penales contra los intentos de anulación, nunca perdemos de vista la obligación del fiscal de procurar que se haga justicia. Por lo tanto, en los casos en que el acusado se haya visto injustamente afectado por algún error del proceso que condujo a su condena, la División de Apelaciones reconoce el defecto abiertamente e impulsa la búsqueda de una solución para compensarlo eficazmente sin dañar al público.

Algunos de los casos más destacados son